La página de Lorenzo Strukelj

Introspección

Escrito por lorenzostrukelj 02-09-2006 en General. Comentarios (0)

 

 

En este cuerpo animado,

Alma encarnada y pasión

De rojo:

Onomatopeya vital

De otros que le antecedieron,

Sólo veo carne nula

Que se pudre con el tiempo,

Que arrastra todo mi ser

Por el fango del olvido.

 

Se borrarán horas largas

Con el tiempo que no existe,

Que es un "ahora" eterno, inmóvil,

Como el Ser.

Un puñado de nervios y sangre

Que acumula experiencias,

Que alimenta angustias,

O finge dichas y lame hiel:

Hiel amarga de existencia,

De duras inexperiencias,

De inmadurez progresiva

De un siempre inmutable y cruel.

 

Con un tendal de vivencias

Putrefactas e inmorales

Ante los ojos mortales

De otra carne como yo.

Un cúmulo de fracciones

De amor y libertinaje,

De invencible ignorancia,

De negro hedor e impotencia,

De veleidad de poder.

 

Son los ojos de la carne

Que sólo son temporales

Y quieren ser radicales

En necias afirmaciones

Al auscultar las tinieblas

Pardas e indescifrables

Que mienten a la razón:

¡Factores de destrucción!

 

Más, la existencia del hombre

Es una tendencia al Ser,

Es un negar el olvido:

"Ser hombre es tender a Dios".

 

Esperanza azul abierta

A este rojo actual finito,

Limitado, impropio, impuro,

Efervescencia de soles,

Potencia de las potencias,

Micrométrica por hoy;

Aplastada por las guerras,

Pisoteada por los hombres,

Limitada por si misma:

Negación de libertad

Reina del libertinaje,

Descalza, tullida, manca,

Circunscripta, perseguida,

Apoteosis de pasión.

Pero hay una fuerza oculta:

"llegar a ser": LIBERACION.

 

Septiembre 1972

Dolor

Escrito por lorenzostrukelj 02-09-2006 en General. Comentarios (1)

 

Señor, te pido:

No me alejes del dolor;

Quiero crecer.

Sólo dame fuerza y valor

Para vencer

Y no sucumbir por él.

Mañana yo estaré contigo, amigo

Escrito por lorenzostrukelj 30-08-2006 en General. Comentarios (2)

 

El frío, ayer decías, me tortura.

Y el frío es ahora tu existencia.

Tus huesos están hechos a medida

De esa caja en que ahora está tu vida.

 

La tierra que a paladas te arrojamos

Es desde hoy la puerta de tu casa.

Y en la puerta has dejado a tus hermanos

Que, llorosos los ojos, la miramos.

 

Y el frío es contagioso, te lo juro.

Lo siento ya en mis células finitas.

Mañana yo también, te lo aseguro,

Tendré una posesión allá en lo oscuro.

 

E iremos a reunirnos los dos juntos

Como antes, a bebernos unas copas.

Y entonces sí, seremos los difuntos

Los más grandes bebedores de estos mundos.

 

La piedra tapará nuestra existencia

Y los ingenuos mortales, ¡qué inocencia!

Creerán que estamos muertos a la vida.

...¡Y nosotros disfrutando la bebida!

 

Y estaremos, como ayer, en un abrazo,

Los dos ebrios, sonrientes y cantando;

Mientras, en larga procesión, en nuestra puerta,

Los vivos estarán, pobres, llorando.

Nosotros, los hombres, los linyeras

Escrito por lorenzostrukelj 30-08-2006 en General. Comentarios (9)

 

Cuando el día grita y grita

Que la luz y el sol están

Y quemarán sin piedad

Las piedras y los caminos

Y los pies del peregrino;

Que el viento será una llama

Y la sombra un espejismo

Y el horizonte una meta

Que nunca se ha de alcanzar,

Sale, vestido en pobreza,

El linyera a caminar.

 

Y camina largas sendas

Y duerme bajo la lluvia

Y camina... y nunca llega.

 

Soles y heladas,

Vientos y tempestades,

Le endurecen la piel;

Y bebe toda esa hiel

Para llegar al final.

Y camina bajo el frío,

Y camina... y nunca llega

Y se muere sin llegar.

 

Y los hombres caminamos

Persiguiendo un no se qué.

(Ni siquiera lo sabemos,

Pero siempre lo buscamos)

Y caminamos y andamos

Todo el tiempo que vivimos.

Pero siempre nos sucede

-somos eternos linyeras-

Que, antes de llegar, morimos.

Patagonia

Escrito por lorenzostrukelj 30-08-2006 en General. Comentarios (1)

 

IMPREDECIBLE PATRIA TEMPORAL

 

Si esta tierra en este Sur tiene un destino,

Vocación compartida de sus hombres,

Lo verá nuestra sangre en el camino

De los siglos, los números, los nombres.

 

Tanta fuerza encorsetada entre las piedras

Es seguro que no puede ser estéril.

Tanta dermis con heridas tan sangrientas

Será génesis, sin duda, de lo fértil.

 

Tanto cielo, tanto hueco, tal vacío,

Por las mismas leyes físicas atrae

Como imán inexorable, lo excesivo:

Cuerpos, vidas y energía de otros lares.

 

Patagonia, tu pasado es el desierto;

Tu presente, hoy por hoy, sólo tus hijos,

Pese a todo y pese a nada aún enteros,

Como cuñas enclavados, yertos, fijos.

 

Tu futuro, una promesa sospechable

Que quizá serán los sueños del gran santo(1)

O tal vez un maremágnum de estandartes,

Factoría de otras voces y otros cantos.

 

 

(1) Se refiere a los sueños de Don Bosco sobre la Patagonia.