A Mónica Posse

Escrito por lorenzostrukelj 16-09-2007 en General. Comentarios (20)

A un "alma gemela" con la que me reencontré después de muchos años, con admiración y cariño.

 

http://lorenzostrukelj.blogdiario.com/img/MonicaPosse.jpg 

 

 

Gorrión canoro del Sur,

Del lejano sur del Sur,

Tan distante y tan a mano,

Tan piadoso y tan pagano.

 

Gorrión frágil y atrevido,

Que con forma de mujer,

No canta con la garganta,

Canta con todo su ser.

 

Nos habla de los caminos

Y de las sendas del alma,

La hermandad universal,

La conciencia planetaria...

De los iguales distintos,

De los cercanos distantes,

La luz interior que nos guía,

El dolor y la alegría.

 

Mónica, mujer gorrión,

Voz cálida, dulce a veces,

Y a veces, desgarradora,

Carraspeante, abrazadora,

Que canta a la Pachamama

En mil dialectos distintos...

Variaciones dialectales

Del idioma Universal;

Idioma que nos conecta,

Que nos hace ser hermanos,

Que con sus sutiles hilos

Une a todos los humanos;

 

Hilos tenues, invisibles,

Impalpables, poderosos,

Que como tela de araña

Tejen las hebras del alma:

Nuestro hoy y nuestro sino,

El aquí y el más allá,

El jardín inacabable

Del edén universal.

  

Esa red se hará visible

El día en que la conciencia

Se expanda, crezca, madure,

Se nutra de la experiencia

Del saber universal,

Del amor sin condiciones,

Del abrazo fraternal.

 

Ella vivió este proceso,

Por eso Mónica brilla

Cual creciente luna nueva,

Observando con sorpresa

Sus pisadas en la arena.

 

Es un 13 de septiembre

Cuando comienza la historia

De su paso por la tierra,

De sus penas y sus glorias,

De “dime madre” y “qué pasa”,

De amor y ojos amarillos,

Risas, goces, llanto, andanzas,

Idas, vueltas, esperanzas...

Y creció hasta ser la flor

Más bella de este jardín

Cósmico, vital, eterno,

Sin punto inicial y sin fin.

 

Gorrión canoro del Sur,

Hija de la Pachamama,

Fiel amiga de los astros,

Hacedora del mañana.

 

Mónica, gorrión azul,

Dulces cuerdas de canario,

Cuerpo y alas de marfil,

Atravesando ese cielo

Inacabable y añil,

Sólo pido que en tu vuelo

Te detengas un instante

Para acordarte de mí.