La página de Lorenzo Strukelj

Humor

Un poco de humor

Escrito por lorenzostrukelj 03-09-2006 en General. Comentarios (1)

 

LA ONTO-ENOLOGIA (o el Ser como quinto elemento)

Breve clase de filosofía por Lorenzo Strukelj

 

Cuando Thales de Mileto

"el ser es el agua", decía,

Anaxímedes también

Su opinión comprometía

Replicando con donaire:

"Señores, el Ser es el aire".

 

Para evitar discusiones,

Conflictos, cavilaciones,

Empédocles intervino

Predicando con tesón:

"los cuatro elementos son".

 

Y asi los cuatro elementos

(Agua, aire, tierra y fuego)

Fueron los destinatarios

Del pensamiento primario.

 

Pitágoras, más profundo

Y abstrayendo la cuestión,

La esencia de dicho Ser

Al número le endilgó.

 

Heráclito, ya nervioso

Con tanta idea distinta,

"el Ser es el cambio", dijo

Cargando en ello las tintas.

 

Parménides y Platón

Dieron también su opinión;

Y muchos más se agregaron

A la onto-discusión.

 

Viendo tantas divergencias

Sin coincidencia en un punto

Me decidí a investigar

Tan sutil y oscuro asunto.

 

Así, recorrí medio mundo

Preguntando aquí y allá;

Entré en todas las ciudades

En busca de la verdad.

 

Caminé por los desiertos

Y las estepas nevadas;

Crucé ríos, selvas, bosques,

Lagos, montañas... ¡y nada!

 

Luego ya de mucho tiempo

Y a pesar de tanto andar,

Seguía aun sin saber

Dónde estaba el ser del Ser.

 

Hasta que entré a una taberna

Que descubrí en el camino

Y allí todo se aclaró:

¡Encontré el Ser en el vino!

Desde entonces es que el vino

(Y les juro que no miento)

A Empédocles complementa,

Por ser el quinto elemento.

Mañana yo estaré contigo, amigo

Escrito por lorenzostrukelj 30-08-2006 en General. Comentarios (2)

 

El frío, ayer decías, me tortura.

Y el frío es ahora tu existencia.

Tus huesos están hechos a medida

De esa caja en que ahora está tu vida.

 

La tierra que a paladas te arrojamos

Es desde hoy la puerta de tu casa.

Y en la puerta has dejado a tus hermanos

Que, llorosos los ojos, la miramos.

 

Y el frío es contagioso, te lo juro.

Lo siento ya en mis células finitas.

Mañana yo también, te lo aseguro,

Tendré una posesión allá en lo oscuro.

 

E iremos a reunirnos los dos juntos

Como antes, a bebernos unas copas.

Y entonces sí, seremos los difuntos

Los más grandes bebedores de estos mundos.

 

La piedra tapará nuestra existencia

Y los ingenuos mortales, ¡qué inocencia!

Creerán que estamos muertos a la vida.

...¡Y nosotros disfrutando la bebida!

 

Y estaremos, como ayer, en un abrazo,

Los dos ebrios, sonrientes y cantando;

Mientras, en larga procesión, en nuestra puerta,

Los vivos estarán, pobres, llorando.